Enfermedades más habituales que se suelen sufrir en un campamento de verano

enfermedades habituales campamento

“Abrígate por las noches, no andes descalzo, lávate las manos antes de comer, no te bañes si hace frío, ponte gorra si el sol calienta mucho, por las noches el pijama largo, come bien, lávate los dientes”. Frases que a todos nos han repetido nuestras madres antes de montar en el autobús que nos llevaría de campamento. Habitualmente a la tercera de ellas dejamos de prestar atención y solo pensamos en pasarlo bien. Consejos de madre y padre que nos darán igual cuando somos pequeños y que repetiremos como una suerte de mantra al ser nosotros los progenitores (lo digo por experiencia). Porque no hay nada que preocupe más a un padre o una madre que su hijo o hija se pongan malos en el campamento. Estas son las enfermedades más habituales en un campamento.

Las enfermedades más comunes en un campamento de verano

Si cumplimos los consejos habrá alguna opción menos de enfermar, pero tampoco pensemos que son sugerencias milagrosas. Es decir, se puede uno poner malo aunque siga, al pie de la letra, todas y cada una de las recomendaciones; o puede ser el más sano del campamento aunque coma mal y vaya todo el día en manga corta y chanclas.

  1. Los percances más habituales en un campamento son, lógicamente, los provocados por las caídas, los golpes, etc. Muy extraño sería que un niño o una niña volviera de un campamento sin un rasguño o una herida. Yo iría más lejos: creo que debería ser obligatorio regresar con un moratón. Heridas de guerra.
  2. Comunes son también las picaduras de mosquitos, arañas e insectos en general. Estas, como todos sabemos, no tienen ningún riesgo, aunque sí son molestas. After Bite y a seguir jugando y corriendo por el campo.
  3. Vómitos, diarrea: ir a un campamento es un cambio muy grande respecto a las rutinas habituales en todos los sentidos: horarios, comidas, actividades. Es normal que el cuerpo, en algún caso, reaccione en forma de vómitos, diarreas, gastroenteritis, etc.
  4. Frío o calor: aunque no suela tener un final trágico, este sí es un aspecto más importante. La hipotermia o los golpes de calor pueden sobrevenir en un campamento y, dependiendo de dónde estemos y de quién esté alrededor del enfermo, hay opciones de que llegue a ser un verdadero problema.

Obviamente hay más enfermedades en los campamentos de verano, pero estas son, sin duda, las más comunes. Con los consejos maternos habrá menos opciones de padecerlas.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

Juegos cristianos para campamentos ¿qué valores nos enseñan?

Existen juegos que son típicos, aunque no exclusivos, de los campamentos. Jugar...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.